ES
Contacto
  • +54 9 2945 696092

La estratégica construcción de la Hostería en unos de los puntos panorámicos más bellos del Parque Nacional los Alerces permite apreciar el lago Futalaufquen para una experiencia en concordancia con la naturaleza. Construida en la década del 60, se encuentra a 40Km de la ciudad de Esquel.
Contamos con bajada a la playa para vehículos particulares y rampa para embarcaciones, pudiendo acceder a pie desde la misma hostería. Y también con servicio de gastronomía
Por disposición del Parque Nacional Los Alerces, en el predio y en toda el área del Parque Nacional no se permite el ingreso de mascotas.


Dos matrimonios decididos al turismo en un bello lugar

Hace 54 años dos matrimonios en busca de un futuro mejor decidieron comenzar un desafío, el de un emprendimiento turístico en un Parque Nacional. Así nació Quime Quipan que en araucano significa “bienvenidos o buen regreso”.

Fueron muchos los pasos para lograrlo. En aquellas épocas la ropa de la Hostería se lavaba a mano, la heladera era un fuenton lleno de agua fría, la electricidad la ofrecía un fiel grupo electrógeno que hasta hace poco nos acompañó. Durante el día se planchaba con plancha a brasa y luego a gas. Las tareas que requerían electricidad eran hechas de noche.

La Hostería ofrecía pensión completa. Contaba con un almacén y servicio de merienda.
Los primeros clientes y por los 54 años siguientes fueron la familia Rosenfeld, Pels, Vandervert, Carabajal, Econen, Firpo, Juda, Uranga, Tobías, Tartaglione, Vertini. A quienes les agradecemos tantos buenos años compartidos.

Fueron y son muchos; sería innumerable nombrar a cada uno en el recuerdo de este camino que comenzó con Pichón, Chiquita, Joba, y Joaquín. Que continuamos nosotros con mucho orgullo y agradecimiento. Apostando a superarnos y dejar en cada uno la semilla del disfrute, del descanso y el amor por la naturaleza que sin ella, nada de esto sería igual. El destino nos puso acá en el mismo paraíso. ¡Qué más pedir! ... gracias, gracias a nuestro equipo de trabajo, a Chiquita, a nuestros hijos que nos acompañan y apoyan siempre.